viernes, 13 de junio de 2014

Si preguntan por ti...


Hola Ángela, sin duda que la vitalidad se contagia, se multiplica. Esto mismo decía una amiga mía con la que ayer estuve paseando por un viejo camino entre árboles, río, cantos de pájaros, flores, plantas... y luminarias de Dios. Esto último acabo de bautizarlo así aunque hace ya muchos años que vengo observándolas... Te gustará verlas a partir de ahora con este nombre. Y permíteme que no las descubra todavía, no tanto por mantener el misterio, que también, como por no entretenerme en ello ahora... Vuelvo a la playa hoy y acompañado de mi esposa.



Qué bonito te ha quedado esto de “Las estaciones son formas que la naturaleza utiliza para hablar. Las noches y los días son distintos abrazos de la vida, o pausas entre distintas expresiones de afecto y de vitalidad”.

Bueno, ésto y todo lo que sigue poeta. En esta ocasión has abierto el alma de par en par. Que no digo que no lo esté habitualmente... pero que en ocasiones se entorna...


Tuviste el privilegio, sin duda, pues así lo expresas desde el corazón pero, ¿y ellos? ¿No tuvieron acaso un privilegio igual, y tal vez mayor, por tu aporte, que no acababa, que no acabó nunca, con el inicio del verano? ¿No resuena en ellos hoy, y seguirá de por vida en muchos, esa enseñanza moldeadora del carácter y el aprendizaje para el caminar que la vida dispone?


Es cierto que dan mucho, más de lo que seremos capaces de percibir nunca. Pues las distracciones que como adultos vivimos sombrean muchas de sus naturales enseñanzas. Pero también es mucho lo que reciben de tantos...

No he contado el número de niños cuyo porvenir te dispones atar... No es necesario!. Esos sombreros sin rostro, pero llenos de vitalidad y alegría, saber y ansias de vivir, representan por ello a todos los niños del mundo... De éste y de cuantos puedan existir. ¡Qué de seguro existen en algún confín del universo. 

.
Y sí!, si alguien pregunta por ti, le diremos que envuelta en soles y colores y “sentaíta en la escalera” Ángela pasa el verano con una prole singular... 

Un gran abrazo amiga mía.

Inspirado en el blog de Ángela:


5 comentarios:

Ángela dijo...

Sin duda que llenarán de vitalidad tu Blog.
Estos niños vienen cargados de sueños y con alma de las manos que los han moldeado.
Yo intentaré atar su porvenir. Pero como ves no es fácil. De momento ya se me han escapado...
Gracias Ernesto, porque lo que embellece una obra, es el detalle de que personas como tú la compartan.
Un abrazo.

AMALIA dijo...

Un .hermoso detalle
Un fuerte abrazo

Piruja dijo...

Hola Ernesto, hace muy poquito que conozco el blog de Angela pero lo poco que vi me encanto y mas como lo explica y presenta, estoy de acuerdo contigo en lo que le dices, es un gran trabajo el que realiza y de mucha responsabilidad ya que es ir formando desde bien pequeños a futuras generaciones, bonito detalle que tienes con ella:)

Besos.

stella dijo...

¡¡Que lujo!! me ha gustado muchisimo y Ángela seguro que se ha sentido feliz, un abrazo
Stella

Nuria Ruesta dijo...

Qué alegría pasar por aquí y leer tu lindo post, me ha encantado. Te animo a que vuelvas a escribir, también he retomado escribir de nuevo en mi blog; por el tema de trabajo me había ausentado.
Un abrazo desde Perú.